Distribución de carne de calidad en Valencia

distribucion carne valencia

Cuando vamos a comer o cenar fuera, aunque en estos tiempos de coronavirus es casi una aventura, igual después de un duro día de trabajo, buscamos solamente una cosa en nuestro bar o restaurante o carnicería: calidad.

No importa si tenemos que pagar más por un solomillo, un entrecot, un chuletón u otro tipo de corte de carne de ternera, cabrito, cerdo, cordero o potro. Lo más importante es poder saborear un plato delicioso, una carne con una textura agradable y un sabor completo, redondo, que nos indique que los que estamos pagando nos aporta nutrientes y, como no, brinda satisfacción a nuestro hambriento paladar.

El al mejor distribuidor de carne en Valencia

Mi trabajo de corresponsal y periodista, a menudo, me obliga a viajar y evidentemente a comer y cenar fuera. Muchas veces me siento solo a la mesa e, inevitablemente, bombardeo con miles de preguntas los camareros o propietarios de los establecimientos. Un poco por soledad, un poco por mi innata curiosidad periodística.

Hablando sobre el problema de la calidad de la carne y la dificultad de encontrar un mayorista de carne en Valencia realmente fiable, rápido y capaz de ofrecer un servicio personalizado, en general los gestores de bares y restaurantes indican el precio como primer elemento discriminante. En segundo lugar, se mira principalmente a la variedad de piezas y cortes, además de la capacidad de abastecer con rapidez el cliente durante épocas de intenso trabajo (verano, Fallas, Navidades y Semana Santa). El último elemento clave que influye la elección de un proveedor de carne de Valencia es la cercanía: se intenta preferir género del territorio, principalmente de ganaderías valenciana o españolas.

Algo que se evidencia en este reportaje de RTVE:

El proveedor de carne, aliado de restaurantes y carnicerías

 

Lo que queda claro es que es fundamental poder contar con un mayorista de carne de calidad. A los españoles nos gusta la carne y mucho: cada año en nuestro país se consuman 1,63 millones de toneladas de carnes (pollo, porcino vacuno, ovino/caprino y 488.900 toneladas de porcino).

Así que, más allá del precio, el secreto del éxito de un restaurante, asador, bar o carnicería, reside en la calidad de la carne que ofrece a sus clientes. El buen sabor, el color y el perfume de los productos cárnicos permiten fidelizar los viejos clientes y conquistar a los nuevos. No es casualidad que, por ejemplo, durante la pandemia, muchos hayan vuelto a comprar carne en las carnicerías de barrio.

La necesidad de evitar el contacto con demasiadas personas (en grandes supermercados y centros comerciales) hico que los ciudadanos volvieran a descubrir que la carne de calidad no cuesta mucho más de las de la grande distribución y que vale la pena invertir en productos de proximidad. Ganamos en salud y ayudamos al tejido económico del país.