Traducciones al italiano, las reglas para traducir sin errores

Traducciones al italiano, las reglas para traducir sin errores

Te presentamos una breve guía para ayudar los traductores a gestionar de la mejor manera el trabajo. Gracias a nuestra experiencia os mostraremos algunas reglas para traducciones al italiano realmente perfectas.

Si, por un lado, cada traductor tiene y desarrolla un personal estilo de trabajo, existen reglas y normas de las que no podemos nunca prescindir. Por ello vale la pena descubrir y recordar algunos elementos útiles para que nuestras traducciones al italiano sean plenamente satisfactorias.

A parte las tres claves básicas típicas de las traducciones (morfología, sintaxis y competencia cultural), las líneas guías para una buena traducción (y revisión) incluye un amplio abanico de posibilidades y situaciones. Por ello, la validez de una traducción no es el resultado de una mera relación binaria si no representa la fusión de matices que el traductor elabora y transforma.

Reglas gráficas para traducir al italiano correctamente

Un estilo gráfico coherente evidencia un alto nivel de profesionalidad y permite una mejor lectura y comprensión de cualquier texto.

  • Espacios: siempre y solo uno.
  • Puntuación: cada signo sigue directamente cada palabra, sin espacios.
  • Conjunción ‘e’: está prohibida la coma antes de la ‘e’, a menos que no se trate del cierre de un inciso.
  • Paréntesis: la paréntesis de abertura requiere un espacio, así como la de cierre; no hay espacio entre paréntesis y palabra internas.
  • Mayúsculas: solo la primera palabra de un titulo se pone en mayúsculo.
  • Extranjerismos: en italiano se mantiene la palabra original con la única regla de utilizar la forma singular también para el plural.
  • Acentos: es error utilizar el apóstrofo con las vocales.
  • Comillas: es error utilizar los ápices «’», se admiten las comillas altas “”.
  • Caracteres especiales: se mantienen en su forma original codificada (ASCII por ejemplo).
  • Uso de ‘h’: a parte los casos ‘gh’ y ‘ch’ y el verbo haber, en italiano la letra ‘h’ aparece solo a final de palabra o entre dos vocales.
  • Monosílabos acentuados: solo se admiten “dà”, “sé”, “tè”, “lì”, “là”, “sì”, “né”.
  • Truncamientos y elisiones: son correctas las expresiones po’, va’, fa’ e di’ pero es error utilizar el apóstrofo en el truncamiento: qual è y no qual’è.
  • Formas eufóricas: ed, ad, od se utilizan solo si la vocal que sigue es la misma.
  • Fecha y hora: el formato numérico italiano es DD/MM/AAAA

La forma: traducir no significa explicar

Quizás sea la regla más importante en el mundo de las traducciones y el error más frecuente, al mismo tiempo. Muchos traductores (también profesionales) cuando tienen que lidiar con textos técnicos acaban convirtiendo enteros periodos en algo muy diferente del original, sustituyendo la traducción con una mera explicación a partir de un punto de vista muy personal.

Esto pero no significa que las traducciones tienen que ser obligatoriamente literarias: lo que no está permitido es que el traductor añada definiciones o simplificaciones al texto original. ¿Cómo comportarse? Simple: contactar con el autor y aclarar cada mínima duda.

Un problema muy importante, considerando que muchas veces las traducciones están dirigidas a un público experto y familiarizado con la terminología típica di un documento o un ensayo técnico. Mejor elegir la sencillez y dejar a un lado la complexidad que, en la mayor parte de los casos, se convierte en ambigüedad.

5 consejos para traducir al italiano sin errores

  • Correspondencia 1 a 1: una traducción técnica tiene que ser la única posible, cuanto más preciso y delimitado sea una termino o una palabra, más alto será el nivel de comprensión del lector.
  • Autosuficiencia: no sirve añadir informaciones inapropiadas y redundantes, cada periodo tiene que funcionar por si solo.
  • Reconocibilidad: una traducción es buena cuando es posible reconocer los mismos términos a lo largo del texto entero, por ello es importante mantener altísima la coherencia en el utilizo de las palabras claves.
  • Elegancia: el italiano es una lengua extremadamente elegante, requiere tiempos largos, frases amplias y contenidos de calidad.
  • Coherencia: mantener siempre el mismo estilo en todas las traducciones, ofreciendo trabajos homogéneos y sin cambios injustificados.

Estas son algunas de las principales reglas a seguir para poder realizar traducciones al italiano de cualquier idioma. 

Si tienes alguna duda o necesitas contenido web para el mercado de Italia o de otro país, Alessandro Elia podrá ayudarte a conquistar tu publico de manera rápida y eficaz gracias a textos y artículos de calidad. Pide ahora tu presupuesto gratuito